Si aplicas la técnica que te voy a explicar en aquí tomarás decisiones más acertadas al momento de contratar nuevo personal para tu empresa.

Parte de la función del Director de Recursos Humanos de una gran empresa es ayudar a los gerentes de áreas en el proceso de contratación.

Esta es una tarea muy frustrante.

La mayoría de las veces, los gerentes toman una decisión de contratación en los primeros 30 segundos de la entrevista.

En muchas empresas la puerta giratoria no llega a detenerse por la cantidad de gente que es contratada y despedida en el corto plazo.

Ese mismo proceso se da en las pequeñas y medianas empresas con la salvedad de que quien contrata es el dueño o un empleado de confianza, muchas veces alguien que terminará siendo compañero de trabajo.

¿Cómo puedes lograr reducir la velocidad de toma de decisión, para tomar una decisión sólo después de haber hecho una buena cantidad de preguntas y de esta forma tener más probabilidades de contratar al candidato adecuado?

Esta descripción es típica de la mayoría de las decisiones de contratación que veo.

Le dicen al responsable de contrataciones: “Hay un candidato para un puesto en la sala de entrevistas esperando una decisión. A todo el mundo le gusta. ¿Puedes ir a ver si te gusta también?”

Así pues, el responsable de contrataciones se reúne con el candidato y luego de 30 segundos de entrevista el candidato le recuerda al mejor amigo de la adolescencia.

El entrevistador tenía una media docena de preguntas que escribió en una hoja, pero no pudo encontrarla antes de comenzar la entrevista.

Siempre se le puede decir el candidato acerca de que la empresa es “gran lugar para trabajar.” Si el candidato se ve interesado, tal vez obtenga el trabajo.

¿Podemos dejar de nuestras primeras impresiones de lado en la entrevista? ¡NO!

Somos personas y no podemos ignorar esas primeras impresiones.

Pero las primeras impresiones no son suficientes para tomar una decisión de contratación.

La razón por la que mayoría de los responsables de contrataciones se basan en las primeras impresiones es que no están totalmente preparados para entrar en la sala de entrevistas.

La mayoría sólo tienen una comprensión incompleta de la función intuitiva y raramente más de seis o siete preguntas preparadas.

Parte de la función del responsable de recursos humanos, no importa la medida de tu empresa, es tener una disciplina en el proceso de contratación.

La primera disciplina es la creación de una descripción coherente de funciones, donde las funciones y actividades estén organizadas en 5 a 8 Áreas Clave.

La segunda disciplina es la preparación de diez preguntas para cada Área Clave.

Ahora, el encargado responsable de contrataciones está listo para la entrevista, con 50 a 80 preguntas preparadas por escrito.

Para cada pregunta escrita, es probable que se hagan dos preguntas adicionales, es decir, en el transcurso de la entrevista, habrá 150 a 240 preguntas.

Ahora, podemos tener todas las primeras impresiones que queremos, pero esa primera impresión será equilibrada por 150 piezas de datos, específicamente relacionados con la función a desempeñar.

La calidad de las decisiones de contratación se incrementará dramáticamente.

Deja tus preguntas y comentarios en el formulario que aparece abajo o presionando en “Añadir un comentario”. Yo personalmente los responderé.

Santiago Botas – Consultor de gestión empresarial
Creador del curso: GestiónEmpresarialRentable.com
Gestiona tus empresas y obtén múltiples fuentes de ingreso